domingo, 27 de diciembre de 2015

É GALICIA MENOS NACIONALISTA?
     As eleccións xerais do 20 de decembro deixaron insatisfeitas á maioría de formacións políticas; pero, sen dúbida, unha das que contemplou os resultados cun maior desagrado foi Nós-Candidatura Galega, que deixou no camiño máis de 110.000 votos respecto ó BNG en 2011, ocasionando a perda da representación nacionalista allea ó 100% a forzas de obediencia estatal.
     Se ben é verdade que En Marea obtivo o excelente resultado de 6 deputados, non é menos certo que a temática propiamente nacionalista galega asociada a esa organización quedou moi diluida durante a campaña. Do mesmo xeito, a súa natureza ideolóxica non era desa índole; e o perfil sociolóxico netamente galeguista só abarcaba a unha cuarta parte dos seus votantes, dacordo co CIS de decembro de 2015.
     Polo tanto, estamos ante un claro fracaso do nacionalismo galego, que contrasta, no outro extremo, cos resultados das eleccións autonómicas de 1997, cando o BNG superou a barreira do 25% dos sufraxios. Neste sentido, se nos detemos no sentimento nacionalista existente entón (tomando novamente como fonte o CIS) e o comparamos co habido en 2015, a xente que se sentía máis galega que española ou unicamente galega situábase ó redor do 35% da poboación, mentres que actualmente abarca ó 20%.
   Consecuentemente, podemos concluir, por un lado, que existe unha certa desgaleguización identitaria, paralela, por outra banda, á perda de falantes da lingua propia (anque non existe unha relación observable entre ambos fenómenos); e, por outro, podemos apreciar como a perda de voto “estrictamente nacionalista” vai parella á caída deste sentimento entre a poboación galega.
A que se debe isto? No caso da franxa dereita (PPdeG), ó proceso de “españolización” vivido dende comezos desta centuria, imprimido primeiro polo “aparato” de “Génova” e logo por pola cúpula deste partido en Galicia. Estamos así, ante un proceso de arquitectura institucional que ocasionou a disminución progresiva do sentimento galeguista entre o seu electorado (hoxe, existente en 1 de cada 5).
      No que atinxe á á esquerda da política, podemos considerar como factores da mencionada caída: a asociación que fai boa parte da poboación do BNG coa “vella política”, así como a mala imaxe pública da UPG. Neste caso, se ben é certo que cómpre separar a ideoloxía dos comportamentos humanos, unha vez producidos estes, boa parte do electorado relaciona inevitablemente estes cunha serie de ideas, sexa ou non de forma xusta, tal e como antes sinalamos.
     A nivel mediático, os numerosos discursos levados a cabo dende a maioría dos principais “media” contra os nacionalismos periféricos, que tiveron lugar especialmente dende o comezo dos procesos de reformas estatutarias; máis o apoxeo de canles privadas españolas e dos debates políticos -cunha temática marcadamente española e coa consabida existencia dunha escasísima ou nula presenza deste tipo de organizacións partidistas nos platós de televisión- poden incluirse como factores de desgaleguización desde o punto de vista do sentimento nacionalista.
    Deste xeito, os resultados electorais habidos nas catro últimas eleccións de distinto signo que houbo en Galicia -posteriores todos eles á Asamblea de Amio, e nos que a coalición entre a esquerda estatal e unha parte do nacionalismo sempre superou ás candidaturas integradas só por forzas galeguistas de ámbito da nosa CC.AA- amosaron, por un lado, dificultade para medir o nivel de sentimento identitario galeguista, dada a peculiaridade desta nova estrutura partidista; pero, ó mesmo tempo, deron lugar á sospeita e posterior confirmación de que este foi progresivamente declinando, estancándose no último lustro na quinta parte dos galegos.
     Curiosamente e en contra do que sempre se di en política: “as eleccións, e non as enquisas, marcan as pautas politolóxicas”; para obter información desta índole pode que os inquéritos, aínda sendo imprecisos, sexan máis útiles, sempre e cando teñan un erro de mostra considerablemente menor ó de outros estudos de opinión.












sábado, 12 de diciembre de 2015

EL TETRAPARTIDISMO, OMNIPRESENTE EN LOS GRANDES MEDIOS PRIVADOS
     Actualmente, estamos siendo testigos, especialmente en determinados grandes medios de comunicación privados, de un fuerte impulso a Podemos y, especialmente, a Ciudadanos; que se unen al protagonismo del viejo bipartidismo de PP y PSOE.
         En términos politológicos, el auge de las redes sociales en el último lustro fue interpretado por sociólogos y expertos en comunicación como una oportunidad de darse a conocer de las formaciones minoritarias, al ser una vía gratuita y abierta, que contrasta con las dificultades que estos de encontrar protagonismo a través de la prensa o de los canales tradicionales. Pero estos han reaccionado impulsando fuerte e interesadamente en televisión, a través de programas de contenido político, a distintos líderes de sólo dos de ellas, a la vez que han mantenido el statu quo mediático de los dos grandes partidos políticos españoles.
         Los objetivos de estos mass media son, por un lado, microeconómicos, en el sentido de utilizar a los líderes de estos dos nuevos partidos como una fuente de atracción de audiencia por su imagen joven y posmoderna; por el talento en la elaboración del discurso; así como por sus mensajes críticos con el actual y controvertido contexto político, social y económico.
        A nivel político, C´s y Podemos, especialmente la formación naranja, son más atractivos para los grandes medios de comunicación -cuyo capital es muy mayoritariamente derechista- que Izquierda Unida o Unión Progreso y Democracia, a quienes los anteriores pretenden reemplazar como fuerzas alternativas en el sistema político español. En el caso neolerrouxista, aparte de servir de toque de atención a un PP lleno de casos de corrupción, debilitan al PSOE (menos apoyado que el PP por las grandes compañías, al fin y al cabo). En tercer lugar, el programa económico de Ciudadanos está más próximo al conservadurismo que a la socialdemocracia, yendo incluso más a la derecha que el PP en algunos temas (por ejemplo, el contrato único indefinido). Además, como así lo demuestra su proyecto de contrarreforma del poder judicial, su afán de renovación institucional es muy inferior al de UPyD, una formación auténticamente regeneracionista que está siendo silenciada, junto a IU-UP, en los medios; como hemos comprobado estos días de campaña en los debates televisivos.
      En el caso de Podemos, aparte de incentivar el voto a la derecha, al relacionarlo los media conservadores con Venezuela o con los países comunistas; su perfil ideológicamente ambiguo (pueden pasar de la extrema izquierda a la socialdemocracia en menos de dos años, como así hemos visto) es más preferible que IU o Equo -fuerzas que, por su trayectoria o convicción ideológica, son estructuralmente izquierdistas y transformadoras- para los medios de comunicación poderosos. Si a ello añadimos que la formación morada divide el voto de la izquierda alternativa; desgasta también al PSOE; y, de paso, debilita a parte del nacionalismo periférico de izquierdas (por ejemplo, a Nós-Candidatura Galega o a EH-Bildu); estamos ante una operación mediática ejecutada de forma maestra.

        En definitiva, lo que podía parecer, a priori, el exponente de un debate político más plural, no deja de ser una planificación estratégica de distintos poderes fácticos que mantiene el poder del viejo bipartidismo -aunque otorgándoles menos presencia que antaño por los escándalos y errores cometidos- y que pretende implantar a otro nuevo, adoptando no sólo una estrategia gatopardista, sino que pretende excluir a aquellas fuerzas que resultan molestas para la mayoría de los grandes grupos de presión; al pretender estas lograr una profunda transformación socioeconómica, ética e institucional.

jueves, 19 de noviembre de 2015

40 ANOS DENDE A MORTE DE FRANCO
      Hai 4 décadas, un 20 de novembro de 1975, morría o ditador Francisco Franco. Deste xeito, remataba históricamente o réxime capitaneado pola súa persoa, cuxos restos políticos proseguían durante a Transición. Tras de si, deixou miles de asasinados, torturados, reprimidos, exiliados e silenciados; ademais de que se forxou trala guerra civil máis cruenta de toda a historia de España.
      Xunto a estes feitos, o peor de todo é que os seus responsables nunca pagaron xudicialmente polos seus crimes, xa que sigue vixente a Lei de Amnistía de 1977, a cal ningún dos tres partidos gobernantes quixo derogar, xa sexa por motivacións ideolóxicas (UCD e PP) ou de comodidade política (PSOE). A súa abrogación suporía a persecución dos franquistas vivos, posto que os delitos de lesa humanidade nunca prescriben.
       Aproveito, por outra banda, este espazo para criticar ás formacións dereitistas que non condenan este réxime, por un lado; así como a aquelas da esquerda alternativa que non fan o mesmo coas ditaduras comunistas. Pois ningunha idea política ou crenza relixiosa xustifica a vulneración dos dereitos máis elementais dun ser humano.
       En contraposición, resalto positivamente á maioría das formacións centristas e socialdemócratas actuais por condenar os réximes autoritarios e totalitarios, for cal for a súa ideoloxía. Ben é certo que -salvo o PSOE- ningunha delas tivo unha maioría parlamentaria no Congreso dos Deputados que permitise comprobar se lle tremería ou non o pulso para abroga-la citada norma. Neste sentido, ós socialistas, inclúoos no último grupo, pero remarcando negativamente a súa falta de coraxe política.
   No caso de que algunha vez haxa memoria histórica de verdade, farase certa xustiza e cicatrizaranse algunhas feridas en familiares e amigos de vítimas da ditadura, asasinados ou maltratados impunemente. Pero o que nunca se reparará é o dano levado a cabo ó longo de 36 escuros anos nos que o desenvolvemento económico da segunda metade ou a creación do Protoestado de Benestar non compensan, nin moito menos, os danos ocasionados contra o máis sagrado das persoas físicas: a súa vida e integridade.















sábado, 26 de septiembre de 2015

SUSPENSE EN CATALUNYA E POSIBLES CAMBIOS XURÍDICOS NO ESTADO
          Que acontecerá en Catalunya e en España tralo 27-S, se os independentistas (JxS e as CUP) obteñen 68/135 deputados e máis dun 50% dos votos?
          A priori, a maioría das enquisas apuntan á superación da maioría absoluta en escanos mais non en votos dos secesionistas, polo que, ás barreiras xurídicas existentes, haberíalle que engadir, como handicap para os independentistas, a falta de claridade sobre un apoio maioritario á separación de España. Ademais, lembremos que son eleccións autonómicas e non un referendo, polo que votar a unha candidatura unionista ou independentista non significa dicir si ou non, pois tamén entran moitos outros temas en xogo.
          Supoño que todo dependerá do grao de osadía dos cargos lexislativos e executivos soberanistas cataláns e do nivel de flexibilidade ou mesmo belixerancia do actual Goberno Central. Neste sentido, dubido bastante da execución práctica dunha DUI por parte de Mas/Romeva...: polos riscos que leva implícita -mesmo bélicos: lembremos que o artigo 8 da Carta Magna sanciona a intervención do Exército en caso de secesión- e pola súa natureza xurídica ilegal, ó marxe das opinións de cada un acerca do dereito a decidir.
          A chave da resolución deste conflicto pode estar na entrada de partidos rupturistas co actual réxime político no Executivo Central a partir de 2016; na transferencia ás CC.AAs da competencia sobre consulta (mediante aprobación por maioría absoluta); ou nunha reforma federalista asimétrica da Constitución, xunto a outros moitos temas alleos á organización territorial do Estado.
         Isto último só ocorrerá, se o PP e os seus partidos satélites non alcanzan os 140 congresistas e 106 senadores, respectivamente e se os españois aproban ditas reformas en referendo, se así o pide un 10% dos membros dalgunha das dúas cámaras estatais, 
seguindo ó artigo 167 da CE. En caso de depender de forzas políticas como C´s ou UPyD, a reforma territorial faríase moi complexa e posiblemente entraría en xogo o procedemento de negociación do ut des (gañar nun tema, a cambio de ceder noutro, sempre dentro do inclusivismo), cuxo éxito foi notable na redacción da actual norma suprema.
        En todo caso, son, primeiro os cataláns, os que poden chegar a forzar un cambio constitucional; e logo, o conxunto dos españois, probablemente o 20-D. O pobo terá a palabra.

miércoles, 9 de septiembre de 2015

DIADA E RADICALIDADE DEMOCRÁTICA
Este venres terá lugar unha nova edición da Diada en Catalunya. Fóra do eixe nacionalismo español-periférico, se tomamos en consideración o espectro vella-nova política, observamos como as demandas soberanistas catalás coinciden, neste sentido, co espírito de radicalidade democrática existente en boa parte da sociedade galega, española e catalá, neste caso, latente dende o nacemento do Movemento 15-M.
Esta profundización democrática tradúcese, xunto á preconización dunha maior rexeneración institucional, nun maior e efectivo protagonismo cidadán na toma de decisións: dereito a decidir das CC.AAs, neste caso; referendos vinculantes; establecemento de consultas a nivel autonómico; maior participación cidadá a nivel municipal, referendo Monarquía-República; ou no establecemento dun sistema electoral máis proporcional para tódalas convocatorias.
Volvendo á cuestión catalá, considero que, de levar a cabo unha mera consulta, os partidos estatais deberían transixir, mediante a modificación do artigo 149.1.32. E se se quere ir máis alá e facer un referendo de independencia vinculante, o máis lóxico sería recoñecer primeiro o dereito de autodeterminación, partindo dos procedementos de reforma constitucional estipulados no artigo 168 da Carta Magna; e, a posteriori, aceptando unha hipotética independencia de Catalunya, de obter o Si un 55% dos votos, seguindo así o plantexamento aplicado en 2006 a Montenegro.
Por tanto, tanto o respeto á legalidade vixente dos partidos catalanistas como a transixencia política das forzas estatais, debe estar presente en todo momento, coa finalidade de ofrecer unha solución óptima a este conflicto sociopolítico.

sábado, 25 de julio de 2015

QUE ENTENDEMOS POR CIDADANISMO?
          Dende o nacemento do Movimiento 15-M en 2011, fundamentalmente, boa parte de axenda política galega e española está marcada pola forte presenza da cidadanía, xa sexa como suxeito ou, sobre todo, como obxecto de mensaxes teoricamente favorecedoras dos intereses desta. Os danos causados pola crise económica, os numerosos casos de corrupción que saen nos media ou a aparición de novas canles (Twitter, Facebook...) que dan lugar a que este actor sexa máis protagonista; suscitan un cambio de discurso nos vellos partidos políticos (especialmente en aqueles máis concienciados política e eticamente, ou cun electorado máis crítico, coma o caso de BNG ou IU) máis a recente aparición de organizacións sociais e políticas que conectan coa nova política e que se definen como renovadoras ou rexeneracionistas; xa sexan de esquerda alternativa (Anova, CUP...), indignados (Podemos, Mareas...) ecosocialistas (Equo, Espazo Ecosocialista Galego...), socialdemócratas (CxG) ou centristas (CXXI, UPyD ou Ciudadanos).
             Por cidadanismo comprendemos o discurso político que aposta por dotar á sociedade civil de sólidas ferramentas democráticas para -ademais de fomentar a ética pública e a transparencia- a posteriori, implantar políticas públicas que melloren a súa calidade de vida, que preconicen unha notoria igualdade social e que sexan incompatibles con toda forma de privilexio social e político.
           Deste xeito, entre as súas características atopamos a defensa, en maior ou menor medida, da radicalidade democrática (creación de máis fórmulas de participación cidadá, listas abertas, sistemas electorais máis proporcionais...); a búsqueda de instrumentos de loita eficaz contra a corrupción (eliminación/redución do número de aforados, prohibición de incluir nas candidaturas electorais a imputados, independencia real do Poder Xudicial...); a eliminación dos chiringuitos existentes na administración pública (Senado, Consejo de Estado, Consello Consultivo...); ou a loita contra a evasión fiscal, a prohibición das SICAVs e a eliminación das portas xiratorias.
     Todos estes elementos teñen como nexo común o incremento do IDH (Índice de Desenvolvemento Humano) nas sociedades. Polo tanto, ábrese un novo espectro politolóxico que se suma ós xa existentes, de entre o que destaca o clásico esquerda/dereita: sistemismo/rexeneracionismo. Neste sentido, os conceptos de rexeneracionismo e cidadanismo están intrinsecamente relacionados, posto que ambos anhelan a transparenca e a equidade e son filosoficamente posmaterialistas e posmodernos.
           Deste xeito, afirmaríamos que o segundo circunscríbese como unha dimensión do primeiro. Así, cidadanismo ten un matiz máis sociolóxico (anque abrangue tamén, como vimos, outras facetas), mentres que rexeneracionismo aúna o elemento social co ético máis coa execución de políticas públicas destinadas a cambiar a sociedade.
         Facendo unha analoxía histórico-social, sería como valorar a diferenza entre Renacemento e Humanismo, formando a segunda, parte da primeira.
           Por outra parte, se ben cidadanismo e esquerda están relacionados na medida en que moitas das medidas da nova política están asociadas á redución das diferenzas en todos os eidos tematicos e, de feito, moitos rexeneracionistas son de esquerdas; a natureza dun e doutro termo é distinta. O cidadanismo, á parte de renegar en moitas ocasións do eixe dereita/esquerda, céntrase na cidadanía -valla a redundancia- como suxeito protagonista e xerador de condicións xurídicas e sociais que posibiliten unha mellor calidade de vida.
          Pode darse o caso, dentro destas pequenas diferenzas, de organizacións máis rexeneracionistas que cidadanistas, coma é o caso de UPyD, que indubidablemente aposta pola ética política e pola implementación de decisións que xeren maior benestar e calidade institucional, pero deixa máis a un lado, especialmente nas súas prácticas democráticas internas, as medidas de radicalidade democrática. Por outra banda, ata hoxe en día non se coñecen grupos abertamente cidadanistas que non sexan rexeneracionistas, xa que estes incorporan as dúas dimensións: social e ético-xurídica.
         Pola súa parte, a esquerda ten como eixe a loita contra a desigualdade en todas as esferas. Neste sentido, a menor desigualdade é unha variable independente de IDH, segundo a ONU. Por este -e outros motivos- rexeracionismo/cidadanismo e esquerda coinciden en bastantes ocasións.
      Pero tamén cómpre recordar que existen casos opostos de organizacións que son inequivocamente cidadanistas e non de esquerdas, coma C´s ou os libertarios do P-LIB. E á inversa: moitos socialdemócratas (o sector guerrista do PSOE, no seu día) e comunistas (por exemplo, un sector do PCE na CC.AA. de Madrid) rexeitan maiores canles de participación cidadá por innecesarios e porque poderían dar lugar a un efecto boomerang na loita contra a desigualdade, ó desconfiar da cidadanía ou pola existencia dunha cultura organizacional baseada na disciplina (este é o caso dos partidos marxista-leninistas).
       Na miña opinión, a adopción deste discurso leva consigo a adopción, ó menos no plano teórico, das medidas transformadoras, entre outras, que antes enunciabamos. Ademais, favorecen canles de participación cidadá diferentes ás dos partidos (para aqueles que non se identifiquen con ningún) e conciencian da importancia da politización no bo sentido do termo a sectores da cidadanía que antes non o estaban.
       Pero por outro lado, as organizacións cidadanistas, en moitas ocasións, caen en certos discursos fáciles e populistas, ó acusar a todos os partidos de ser iguais; no caso dos indignados, incorporan medidas económicas pouco sensatas e realistas; ou unha certa indefinición ideolóxica. Neste último caso, opino que os eixes politolóxicos van máis aló do clásico e do mencionado aquí (sistemismo/rexeneracionismo): ecoloxismo/produtivismo, liberdade/autoridade ou especismo/animalismo.
        E é que, en moitas ocasións, á non definición en ningún eixe, súmanselle os desexos de abarcar todos os espazos. E isto, á parte de ideoloxicamente imposible, é pouco útil desde o punto de vista da mellora social e do noso hábitat natural.

miércoles, 20 de mayo de 2015

     CAUSAS DEL DESEMPLEO ESTRUCTURAL EN ESPAÑA
      Actualmente, vemos con mucha frecuencia numerosas noticias que muestran el elevado desempleo español en términos tanto absolutos como relativos -en contraste con la gran mayoría de estados que conforman la UE, independientemente de tratarse de períodos de bonanza o de crisis económica-. Ello es consecuencia de la Gran Recesión, así como de otros factores de índole institucional, fiscal, demográfica, jurídica y productiva que han pervivido a lo largo de muchos años o décadas y que han repercutido, en este caso, en la variable dependiente del paro en España. Estos constituirán el objeto principal de nuestra presentación y se recogerán en el apartado sobre causas.
         El famoso estereotipo nacional e internacional Spain is different se cumple a rajatabla en nuestro mercado laboral, con lo que cabe preguntarse cuáles son los factores para que esta situación sea así. Son múltiples y se recogen a continuación.
          El primero de ellos es de índole demográfica. Así, en nuestro país, el cuarto más viejo del mundo, existe un elevado número de personas ancianas (más del 16% -7,5 millones- supera los 65 años), que son casi todas dependientes, sobre la población total (todos los seres humanos que viven en una zona concreta). El total de pensionistas, si sumamos a la mayoría de personas de la tercera edad, junto a otros beneficiarios jóvenes o de mediana edad, supera los 8.400.000 personas en el primer trimestre de 2015.
          Así, el gasto en pensiones superó en 2014 el 10% del PIB, mientras que el sanitario fue de 6,8%. Tres cuartas partes de los usuarios de Sanidad fueron personas de avanzada edad, debido a su elevada proporción sobre la población total más sus circunstancias biológicas. A ello hay que sumarle que cada año España invierte ayudas extra en personas mayores (el último año supusieron una inversión equivalente al 0,6% del PIB).
          También hay que añadir que nuestro país tiene un alto índice de población en edad de trabajar sobre el total (67,4% frente al 66,6% de media comunitaria), por lo que la existencia de un alto índice de desempleo en este tramo de edad supone un porcentaje significativo de personas económicamente no productivas.
          Todo ello conlleva mayores esfuerzos fiscales y en costes de la Seguridad Social en las familias y empresas, que, de otro modo, podrían invertirse en consumo o en creación de puestos de trabajo.
Nuestra segunda causa es de índole jurídica. Así, mientras la media de indemnización por despido es de 22,1 días por año trabajado en los páises de la OCDE; en España, antes de la modificación del Estatuto de los Trabajadores llevada a cabo en 2012, era de 52 días. Actualmente, sigue siendo comparativamente alta, pues se sitúa en 33 días de salario anuales. Ello se traduce en reticencias para la contratación por parte de los empresarios y en pérdidas económicas para la compañía correspondiente, ante el pago forzoso de importantes cantidades por despido.
        No obstante, también subyace en este sentido otra lectura desde una óptica intervencionista o filosindicalista, pues un contrato fijo protege mejor frente al desempleo a la población ocupada por cuenta ajena. Un ejemplo de ello fue la aplicación de la mencionada reforma laboral -que incentiva la contratación indefinida-, la cual influyó en un crecimiento del paro en más de 3 puntos porcentuales entre 2011 y 2012. Además, si a ello le sumamos el posibilitamiento de la mencionada reducción de costes, que antes comentábamos, el índice de despidos entre la población empleada será mayor.
         De esta manera, en España hemos pasado de un 31,7% de contratados eventuales en 2008 a un 23,6% en 2014, siendo tres cuartas partes indefinidas o fijas. En el caso de los contratos indefinidos, aunque su estabilidad sea mayor que la de los temporales, las herramientas de despido se asemejan bastante a estas.
      En contraposición, la rigidez laboral perjudica a aquellas personas que buscan activamente empleo.
         En definitiva, tenemos un doble handicap: por un lado, una protección especial al trabajador que perjudica el crecimiento económico; y, por otro, una inestabilidad contractual que redunda en muchas ocasiones en la expulsión de la empresa, en caso de caída de los ingresos.
     La contratación indefinida busca precisamente acabar con estas causas de deficiencias productivas, dotándose de instrumentos de flexiguridad: estabilidad laboral y protección al trabajador, combinada con despidos, en su caso, lo menos doloroso posible para las empresas.
           Otras causas de índole jurídica que influyen en el fuerte desempleo estructural son el exceso de burocracia para crear una empresa (en España existen más de 100.000 normas, muchas de ellas laborales, y se tardan 6 meses de media; mientras que en Australia y EE.UU, entre 24 y 48 horas) o las barreras para el funcionamiento laboral de los trabajadores autónomos: al darse de alta tienen que pagar entre 884,4 y 3606 euros y tienen que pagar entre 264 y 1075 euros, entre otras desventajas, que en definitiva, ocasionan un menor nivel de emprendimiento entre la población y, por tanto, una creación menor de empleo.
          En tercer lugar, subyacen unos bajos niveles de movilidad geográfica o funcional, que dificultan el logro del equilibrio en el mercado de trabajo. De esta forma, la tasa de movilidad interprovincial se sitúa en el 11,9%; mientras que la interautonómica es del 9,8%. Son niveles claramente parcos.
            Ello obedece principalmente a móviles culturales: sigue bastante extendida la idea de tener un trabajo fijo en el área territorial propia más una casa en propiedad. A su vez, ello responde a motivos muy variados, como el menor espíritu emprendedor del catolicismo, en contraposición al del protestantismo; el menor nivel económico respecto a otras zonas del Planeta, como los países nórdicos, que permiten una emancipación muy temprana y, por tanto, la costumbre de vivir en alquiler; o la ausencia de un nivel destructivo de viviendas semejante al de los países centroeuropeos (que sufrieron la II GM), que les llevó a adoptar el alquiler como modalidad principal de vivienda, dándoles así, mayor flexibilidad a nivel profesional.
           En segundo lugar, también existe una causa de índole normativa. Hasta la modificación del ET (Sección 1ª del Capítulo III) en 2012, el fomento de la movilidad era escaso. Hoy en día, en lo referido a la movilidad funcional, esta se llevará a cabo -partiendo previamente de una clasificación profesional- atendiendo a las titulaciones académicas o profesionales, pudiendo desatenderse, si existen razones técnicas u organizativas que lo justifiquen. La retribución a percibir irá acorde con las funciones que desempeñe.
           En lo referente a la movilidad geográfica, de acuerdo con los cambios habidos en el Estatuto de los Trabajadores, esta requerirá de razones económicas, técnicas, organizativas o de producción que lo justifiquen. En todo caso, y como hemos visto, los niveles de movilidad son lo suficientemente bajos como para influir en la reducción del desempleo estructural.
          En quinto término, una cuestión de suma trascendencia es si el sistema educativo es capaz de aportar personas dotadas de un perfil profesional adecuado -demasiado rígido y teórico, el actual- para que puedan ser absorbidos por el mercado laboral. Así, el número de meses que tardan los jóvenes de entre 15 y 29 años es superior a 8, mientras que la media de la UE es de 6 meses y medio.         Este desligamiento entre sistema productivo(por ejemplo, en los ciclos formativos de grado medio y superior las horas prácticas se sitúan sólo entorno al 20% del total de carga lectiva) y formación de mano de obra se aprecia en el éxodo de jóvenes de gran cualificación a otros países, al no tener España la oportunidad de desempeñar una labor profesional ligada a sus estudios.
          En este sentido, los nuevos planes de Bolonia de las universidades caminan hacia un enfoque más práctico, al otorgar aproximadamente (dependiendo del plan) el 25% de los créditos a prácticums externos, mientras que la práctica totalidad de las escuelas de negocio han incorporado un sistema pedagógico teórico-práctico o esencialmente práctico.
          Así, el mal uso que en muchas ocasiones se hace del dinero público (en numerosas ocasiones, mezclado con casos de corrupción) está muchas veces asociado a la escasa implementación de normas que establezcan criterios meritocráticos en la selección de cargos públicos (únicamente existe la LOFAGE, 1997, que obliga a tener formación universitaria a los directivos públicos de la Administración General del Estado).
         En contraposición, Dinamarca, pionera en este sentido, es uno de los países cuyo IDH es mayor, y obtiene habitualmente un 9/10 en ética pública (nota dada por la ONG Transparencia Internacional).
     Por otra parte, hay que tener en cuenta también los costes laborales -la cuña fiscal- de las empresas, es decir, los gastos globales que supone un trabajador a una compañía. En España la cuña fiscal se sitúa (situándose anteriormente en cifras parecidas) en el 41,4%, un valor superior al japonés y al de los países anglosajones de la OCDE, que, a su vez, tienen mejores tasas de paro. No obstante, también debemos afirmar que no esta no es una causa directamente relacionada con el desempleo, aunque sí influye, pues otros tipos de países (nórdicos y centroeuropeos) obligan a las empresas a realizar mayores costes, pero su empleabilidad es también mejor.
      Aquí podemos interpretar que los costes se ven compensados con un mayor nivel de productividad y, en ocasiones (como en Suecia), es la propia empresa quien prefiere invertir en el trabajador para formarlo mejor o para motivarlo más (coste de la natalidad).
           Desde el punto de vista fiscal, debemos añadir, de acuerdo con un informe del Banco Mundial y PwC, que la carga impositiva media de las empresas españolas es de un 17%. Sumando ello a los costes sociales que hemos visto antes, tenemos una carga fiscal global de un 58%, frente al 41% de la media comunitaria. A ello hay que sumarle, aparte, las pérdidas por absentismo laboral, que fueron de 8040 millones de euros (costeados por las empresas privadas afectadas y por la Administración).
Dichos gastos suponen un coste de oportunidad en el sentido de retención por parte del Estado de cantidades monetarias que, de ser menos intensas, irían destinadas a la inversión privada o a la creación de puestos laborales.
         El siguiente capítulo, directamente relacionado con el paro estructural, corresponde al fraude fiscal, tradicionalmente elevado en nuestro país, que cuesta aproximadamente 90.000 millones de euros al año a las arcas públicas (un 23% del PIB, aproximadamente) -uno de los más altos, junto al italiano- de acuerdo con los técnicos de Hacienda, (correspondiendo más del 70% a las grandes fortunas). Además, según FEDEA, se calcula que hay 144.000 millones acumulados pertenecientes a españoles en paraísos fiscales.
           En el primer caso, si bien el fraude puede llegar a tener una faceta eficiente, en términos de que ese dinero no recaudado podría ser destinado al consumo privado, al no disponer el Estado de las cantidades que preveía obtener; también es cierto que determinadas políticas de estímulo: invertir en políticas de empleo; en I+D+i; en otros ingresos personales que estimulan la economía (subsidios, pensiones...) o en Educación, como base del desarrollo de una sociedad.; alimentan bases sólidas de empleo estructural.
          En el caso del dinero ubicado en territorios que practican una competencia taxativa desleal, el perjuicio es doble: por un lado, el Estado no recauda ese dinero para los fines ejemplificados o para, a cambio de percibirlo, bajar impuestos; y, por otro, es unas cantidades paradas, o sea, no está en circulación en nuestro país, ya sea para consumo o inversiones privadas. Y, en caso de ser utilizado, puede llegar a hacerse fuera de nuestras fronteras, por lo que nunca beneficiaría ni a la sociedad ni al Estado español.
         Por otro lado, también deberemos considerar un mal histórico a nivel institucional (desde el nivel municipal hasta el estatal): la corrupción. Según la UE, cada año este ente transnacional pierde 120 mil millones. Según la Comisión Europea, España -que obtiene entre un 5/10 y un 6/10 en ética pública, de acuerdo con Transparencia Internacional- se sitúa por encima de la media negativa en este tema. Por lo que si nuestro país supone casi la décima parte demográfica de la Unión Europea, el dinero perdido perdido no baja de los 12 mil millones de euros anuales, que se podrían invertir en las políticas públicas señaladas, ya sea de mayor inversión o de menor esfuerzo fiscal.
Asimismo, en relación a la corrupción, también hay que destacar la falta de mecanismos de control (también, fuera de la esfera pública, extendidos al ámbito del funcionamiento de las grandes compañías privadas) o reducción de este mal endémico: inexistencia de un mayor número de jueces o de inspectores de Hacienda, exceso de aforados, puertas giratorias (forma de nepotismo entre políticos y grandes empresarios)...
          Por su parte, el capítulo de I+D es de los más desventajosos por parte de España, al igual que en el resto de países del sur Europa. El capital epistemológico y tecnológico que aporta a las empresas ocasionaría que estas fuesen más competitivas, y ello se traduciría, en nuestro caso, a nivel laboral.
          En España la inversión ha oscilado únicamente entre el 1%-2% del PIB, frente a Japón, los NPI, los países anglosajones, centroeuropeos y nórdicos de la OCDE, cuyos niveles de inversión han superado el 5% en los últimos años.Es significativo, de acuerdo con esta organización, el dato que apunta a que hay una correlación positiva entre inversión en I+D y el índice de transparencia institucional.
          En penúltimo lugar, también debemos resaltar que España no se ha concentrado históricamente tan intensamente como otros países del 1º Mundo en sectores productivos y estables -especialmente, los industriales- (Automoción, Maquinaria, Electrónica...), o simplemente han entrado en intensas crisis (Naval, Siderurgia...).
            Así, las principales fuentes de actividad han sido el Turismo y la Construcción, que aportaban al PIB más de un 10% antes de 2008. Si bien la Construcción se puede considerar estable, puesto que funcionó sólidamente desde el desarrollismo (1960s) y las causas de su caída fueron exógenas (mal funcionamiento de algunas entidades financieras); en el caso del Turismo, este es altamente fluctuante (depende, en buena medida, de la moda de visitar países o zonas) y suele tener un carácter más estacional (períodos estivales) y los ocupados, especialmente empleados, dedicados a este suelen tener un nivel de ingresos por debajo de la renta per cápita media nacional.
        En definitiva, la avanzada posición que España ha ocupado en el sistema económico internacional desde la II Restauración no se refleja a nivel laboral, cuyos índices de desempleo han figurado siempre entre los más altos de la OCDE, ya sea en épocas de bonanza o de desaceleración económica, además de que la contratación temporal ha sido también notable, a la vez que los ingresos han estado por debajo de la media comunitaria desde la adhesión a la CEE, en 1986.
             Ello ha impedido su consolidación como gran potencia mundial y ha contribuido, entre otros aspectos: a la desafección entre buena parte de la ciudadanía (más aún, si está relacionada con la corrupción institucional) con la clase política; a la pérdida del talento, más acentuada en el último lustro; a la imposibilidad de tener un superávit global de las cuentas públicas (en 2004 la deuda pública era ya de un 10% del PIB, mientras que ahora supera el 100%); a preocupantes situaciones de depresión y ansiedad, en términos patológicos;
         En este sentido, caben destacar las dimensiones cultural, ideológica, ética y epistemológica como las generadoras de las causas que aquí hemos estudiado. Ello se debe a la carencia de un mayor comunitarismo y unos menores preparación de las élites políticas y espíritu emprendedor; lo que conforma un país menos propenso a crear las condiciones necesarias de equidad, transparencia y prosperidad sociales; en contraste con otros países ricos.
        Aceptando el grave problema demográfico, el aminoramiento del desempleo, en conclusión, puede pasar por una mayor inversión en Educación e I+D, una desregularización efectiva combinada con el control de instituciones estratégicas, el gasto económico contra el fraude y la corrupción o de una más eficaz concentración en sectores económicos estratégicos.
Todo ello dependerá de la ciudadanía, que es la que detenta la soberanía popular, así como del talento y honestidad de nuestros representantes.




sábado, 2 de mayo de 2015

LA IMPORTANCIA DEL INGLÉS EN LAS EMPRESAS TRANSNACIONALES QUE OPERAN EN ESPAÑA
          Aunque resulte obvio afirmarlo, el idioma inglés continúa siendo el más influyente del mundo, y el primer idioma extranjero en España tanto a nivel global como, específicamente, de las empresas multinacionales. Al hecho de que su relevancia se debe, fundamentalmente, al ya consabido peso político y económico de EE.UU y Reino Unido en el mundo; la Gran Recesión ha hecho de los mercados internacionales la tabla de salvación de las grandes empresas españolas, y del inglés su nexo de unión con estos mercados. Asimismo, la crisis económica ha supuesto un aumento de la demanda de cursos de inglés por buena parte de la población activa española, que se contrapone a la menor repercusión del alemán, chino o árabe, de acuerdo con la consultora Mariola Tribaldos.
     En consecuencia, en los últimos años ha habido un notable impacto en los procesos de reclutamiento, selección y desarrollo. Así, según consultoras como Adecco o Infoempleo, en 2012 su manejo lingüístico (al menos, en un nivel intermedio-alto o avanzado) era -y sigue siendo- un requisito imprescindible en más de un 86% de las ofertas de empleo. Por otro lado, algunas compañías, como, por ejemplo, Telefónica, ya realizan en este idioma las pruebas de acceso a la organización, y su departamento de RR.HH. programa este aprendizaje a los empleados. Además, algunas empresas, mayoritariamente aquellas radicadas en Madrid y Barcelona, como Talent Search People o Tecnic Consultores, respectivamente, tienen puestos cuyo funcionamiento diario es en esta lengua germánica.
        Algunos indicadores de esta hegemonía del inglés como primer idioma extranjero en nuestro país a nivel laboral se perciben en la comparativa lingüística y a nivel sectorial. Por un lado, sólo el 9% de las ofertas de ese año tenían como requisito imprescindible el conocimiento del francés; y un 4%, del alemán. Por otro, el inglés como principal lengua extranjera lidera todos los sectores profesionales. A este respecto, de acuerdo con un informe de Adecco, aquellos que presentan un mayor grado de internacionalización (en especial, Educación, Recursos Energéticos e Industria), requieren de un mayor conocimiento cuantitativo y cualitativo de idiomas.

          En definitiva, el proceso de globalización que estamos viviendo es tan potente que, en este caso concreto, ya no se considera al inglés como un complemento a nuestro currículum vitae, sino sino como un elemento básico para poder acceder a ofertas de empleo cualificado y para proseguir y promocionar dentro de una compañía, especialmente en aquellas de carácter multinacional.

domingo, 1 de febrero de 2015

OBXECTIVO 210/160
            Actualmente, 36 anos despois da aprobación da Carta Magna, nos partidos políticos diferentes do PP e na maioría dos medios de comunicación galegos e españois fálase da posibilidade de realizar unha terceira reforma constitucional, pero cunha profundidade maior que as dúas levadas a cabo ata o momento: a dos artigos 13.2 (1992) e 135 (2011).
            A actual situación de crise económica, os frecuentes problemas de ética pública máis a oportunidade de ter unha sociedade máis próspera económica, social e axioloxicamente, requiren a revisión da nosa norma suprema. Non obstante, anque esta teña aspectos mellorables, cómpre lembrar que a raíz dos problemas económicos e de corrupción institucional subxacen esencialmente na falta de civismo das nosas elites sociais (enorme fraude fiscal, trato de favor ás grandes empresas, creación de gran cantidade de cargos públicos prescindibles, uso do servizo público para beneficio privado ou as portas xiratorias), elixidas, no caso dos representantes políticos, polos cidadáns; e non na Constitución.
            Deste xeito, se se cumpren os pronósticos das diferentes enquisas elaboradas dende a chegada do PP ó Goberno en 2011, en 2015 (ou 2016) pode ter lugar un cambio estrutural no sistema de partidos, ó chegar ó seu ocaso o bipartidismo. Consecuentemente, forzas como PP, VOX, PAR, FAC ou UPN -todas elas (salvo VOX, que, no seu caso, levaría a cabo unha indesexable contrarreforma), en certa medida, refractarias ós cambios políticos- poden non superar os 140 congresistas e 106 senadores.
            Nese caso, non poderían vetar unha hipotética reforma ordinaria (artigo 167) da CE, que esixe a aprobación do 60% dos parlamentarios: 210 deputados e 160 senadores. A reforma extraordinaria (artigo 168), pola súa banda, requiriría o apoio de 234 deputados e 178 senadores (2/3) por parte das forzas reformistas e rupturistas, e iso antóllase xa moito máis complicado.
            En caso de que fose viable a primeira -a cal non afecta ó Título Preliminar, nin ós dereitos e liberdades, nin á Coroa-, en que poderían chegar a entenderse o PSOE, nacionalistas periféricos de distinto signo, ecoloxistas, indignados, rexeneracionistas españolistas e esquerdistas puros?
            En primeiro lugar, dentro do Título VIII, é imprescindible a desaparición das 41 Deputacións, 7 Cabildos e 4 Consellos Insulares. O seu custe estimado, segundo o Círculo de Empresarios, é de 22.000 millóns de euros ó ano. Consecuentemente, tamén desaparecerían as provincias, innecesarias e carentes per se de identidade, exceptuando o caso de Gipozkoa e Bizkaia, que, en todo caso, esta compensaríase co mantemento da autonomía de Euzkadi.
            En liña coa idea anterior, é fundamental a eliminación de institucións inservibles como o Defensor del Pueblo (artigo 54), o Senado (artigo 69) ou o Consello do Estado (artigo 107). O aforro superaría os 60 millóns de euros anuais.
            En vistas á obtención dun maior nivel de pluralismo político, débese modificar o sistema electoral e establecer as CC.AA. como circunscrición nas eleccións ó Congreso dos Deputados (artigo 68.2). Desta forma, habería unha maior proporción entre os escanos e votos obtidos, sen caer no risco da ingobernabilidade.
            Nesta reforma electoral debería tamén incluírse a implantación obrigatoria de listas abertas (no propio artigo 68) dentro da opción política elixida. Deste xeito, remataríase así co control dos aparatos na confección das listas.
            En penúltimo lugar, no que se refire ó Título VI, as tacitamente citadas organizacións partidistas poderían e deberían pórse de acordo na garantía da plena independencia do poder xudicial, establecendo o concurso de méritos e non o nomeamento político dos membros do CXPX, do Presidente do TS (artigo 123) e do Fiscal Xeral do Estado (art. 124).
            Fóra do poder xudicial, o mesmo plantexamento debería ser levado a cabo no Título IX para a elección dos membros do Tribunal Constitucional (artigo 159.1) ou do Tribunal de Contas (artigo 136). Esta garantía da independencia dos poderes públicos debería ser extensible igualmente a RTVE, non mencionada na Carta Magna e incluíndose, por tanto, coa finalidade de rematar co control dos gobernos de turno (exceptuando o Goberno de Zapatero, en cuxo período esta pluralidade dependeu da boa fe do PSOE).
            Finalmente, medidas menos importantes cás anteriores, pero tamén relevantes, e que deberían ser obxecto de reforma constitucional ordinaria, son as reformas dos artigos: 13 (coa finalidade de darlle dereito ó voto á poboación inmigrante con residencia legal en España), 32 (protección constitucional do matrimonio entre persoas do mesmo sexo) e 92 (a dación de carácter vinculante ós referendos).

            Todos estes cambios, por suposto, dependen primeiro do voto dos cidadáns; do acordo, no seu caso, de todas esas forzas, heteroxéneas ideoloxicamente entre si; e da aprobación mediante referendo -non é obrigatoria neste procedemento, de non ser pedido polo 10% dos parlamentarios, pero ética e politicamente é necesaria esta aprobación-.
             Esperemos que o 2015 sexa efectivamente o ano do cambio. Se non de réxime político, polo menos de goberno e de statu quo nun sentido reformista, que poida chegar a ser unha parte da solución ós graves problemas que hai actualmente no Estado e na sociedade española.